¿Qué es y Cómo se Produce una Inflamación?; Si alguna vez te has lesionado un músculo o te has resfriado, has experimentado la inflamación; es la primera línea de defensa del cuerpo contra las lesiones, las enfermedades y los males. Pero la inflamación también puede producirse debido a trastornos autoinmunes como la enfermedad de Crohn, que hace que el cuerpo ataque sus propios tejidos sanos. Sea cual sea la causa, el proceso inflamatorio desencadena la liberación de glóbulos blancos en la zona afectada para promover el proceso de curación. Esta respuesta del sistema inmunitario puede provocar toda una serie de síntomas, normalmente dolor e hinchazón.

En este artículo vamos a contestar a preguntas como ¿qué es la inflamación y cuáles son sus características?

¿Qué es y Cómo se Produce una Inflamación?

4,8 / 5
¿Qué es y Cómo se Produce una Inflamación?

¿Qué es Inflamación?

La inflamación es la respuesta inmunitaria del organismo a una enfermedad, lesión o cuerpo extraño. Suele provocar un enrojecimiento, calor o hinchazón locales, o puede causar una respuesta sistémica como fiebre, dolores corporales o malestar. La inflamación protege al cuerpo contra el daño y también indica al cerebro y al cuerpo que necesita abordar un problema para mantener la homeostasis o un estado saludable. Las proteínas inflamatorias se liberan para poner en marcha la respuesta inmunitaria con el fin de librar al cuerpo de cosas como las infecciones o tratar una zona de peligro, por ejemplo, un tobillo hinchado o un corazón lesionado después de un infarto.

Hay dos tipos de inflamación: la aguda y la crónica. La finalidad de la inflamación aguda es reparar los daños sufridos por el organismo, lo que provoca un aumento del flujo sanguíneo en la zona. La inflamación aguda está causada por una lesión: si te caes y te haces un esguince en el tobillo, tu cuerpo envía factores a esa zona para ayudar a que se cure. La inflamación aguda también puede estar relacionada con el hecho de enfermar con un virus o una infección bacteriana, como cuando se tiene un resfriado, una gripe, una bronquitis, un dolor de cabeza o cualquier tipo de reacción cutánea.

La inflamación crónica perjudica al organismo y puede incluso provocar daños en los tejidos y el desarrollo de ciertas enfermedades. La inflamación crónica suele estar relacionada con una enfermedad genética, una enfermedad autoinmune, la sensibilidad a un alérgeno o la exposición a un irritante durante un periodo prolongado de tiempo. Puede tratarse de artritis, diferentes tipos de cáncer, diabetes, enfermedades cardíacas o enfermedades genéticas y autoinmunes como el lupus, la psoriasis y la colitis.

Para entender mejor qué es y cómo se produce una inflamación, utilicemos una tabla.

Inflamación aguda vs. inflamación crónica
Inflamación AgudaInflamación Crónica
DefiniciónLa inflamación aguda se desencadena por la respuesta curativa del organismo, tiene un inicio rápido y es de corta duración.La inflamación crónica es continua, duradera y puede causar daños en los tejidos sanos.
Causas comunes
  • Lesión
  • Infección bacteriana
  • Infección vírica
  • Alérgenos
  • Cuerpos extraños
  • Alérgenos
  • Cáncer
  • Enfermedad celíaca
  • Diabetes
  • Enfermedades del corazón
  • Obesidad
  • Artritis reumatoide
  • Enfermedad de Crohn
  • Lupus
  • Tiroiditis de Hashimoto
  • Enfermedades pulmonares intersticiales
  • Hepatitis C
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Enfermedad de Alzheimer
Síntomas
  • Dolor
  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Calor
  • Pérdida de funcionalidad
  • Hinchazón, sensibilidad y rigidez de las articulaciones
  • Síntomas parecidos a los de la gripe (fiebre, malestar, dolores musculares)
  • Dolor
  • Malestar general
  • Fatiga
  • Hinchazón
  • Niebla mental
  • Dolor en las articulaciones
  • Hinchazón de las articulaciones
  • Malestar gastrointestinal
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Sudores nocturnos
Duración de los síntomasDe varias horas a dos semanasDe meses a años
Tratamiento
  • Medicamentos AINE (antiinflamatorio no esteroideo, como el ibuprofeno y el naproxeno)
  • Hielo
  • Descanso
  • Ejercicio
  • Medicamentos AINE
  • Esteroides
  • Inmunosupresores o inmunomoduladores
  • Tratamientos biológicos
  • Cambios en el estilo de vida

Prevalencia de las Enfermedades Inflamatorias

Casi la mitad de la población vive con una enfermedad crónica. Por ejemplo, el 70% de las principales causas de muerte en Estados Unidos pueden atribuirse a enfermedades crónicas como las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes, el cáncer, la obesidad y la artritis. Estas enfermedades suelen provocar una inflamación sistémica.

Casi todas las enfermedades más comunes, desde la obesidad hasta la enfermedad de Crohn, se consideran enfermedades inflamatorias. Una enfermedad inflamatoria es cualquier enfermedad en la que se produce un reclutamiento de glóbulos blancos en el lugar de la lesión. La inflamación crónica puede dar lugar a un engrosamiento de las paredes de los vasos sanguíneos, lo que provoca daños en los órganos y tejidos.

¿Qué Causa la Inflamación?

Para saber qué es y cómo se produce una inflamación, hablemos de qué factores la causan.

La causa principal de la inflamación en el cuerpo es una lesión o irritación, que hace que el cuerpo envíe células inflamatorias al lugar para ayudar a curarlo. Pero a veces, se produce un problema autoinmune. Eso es cuando tu cuerpo identifica algo dentro de ti, decide que no pertenece allí y comienza a atacarlo una y otra vez. Este tipo de respuesta inmunitaria puede causar daños en los tejidos e incluso provocar enfermedades crónicas.

A la hora de diferenciar entre inflamación aguda y crónica, el tiempo es el principal factor a tener en cuenta. Aguda significa reciente y de corta duración. Crónica significa continua y duradera.

Causas de la inflamación aguda

  • Lesiones como esguinces, torceduras, raspones y roturas.
  • Enfermedades bacterianas como el estafilococo áureo y el estreptococo.
  • Enfermedades víricas como el resfriado común, la gripe y la gastroenteritis.
  • Otros patógenos como las infecciones por hongos y levaduras.
  • Alérgenos como el polen, la hiedra venenosa o el roble venenoso, medicamentos.

Causas de inflamación crónica

  • Diabetes.
  • Obesidad.
  • Enfermedades del corazón.
  • Enfermedades respiratorias.
  • Cáncer.
  • Artritis reumatoide.
  • Gota.
  • Lupus.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Colitis ulcerosa.
  • Tiroiditis de Hashimoto.
  • Hepatitis C.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Exposición a irritantes/alérgenos ambientales o toxinas químicas.

Dos de los principales factores de riesgo de las enfermedades inflamatorias son el tabaquismo y la obesidad. El estrés crónico y el consumo de alcohol también están relacionados con la inflamación. También hay riesgos genéticos que son específicos de la enfermedad, lo que hace que algunas enfermedades sean hereditarias. Además, los riesgos ambientales, como la exposición al polvo y los humos, podrían provocar una enfermedad inflamatoria.

Síntomas de la Inflamación

El dolor es un efecto secundario tanto de la inflamación aguda como de la crónica. Si tienes la enfermedad de Crohn y tienes inflamación en el tracto gastrointestinal, tendrás dolor. Si te tensas la espalda porque acabas de hacer ejercicio con demasiado peso, tendrás dolor. El dolor suele ser el primer síntoma de la inflamación. También es normal experimentar cambios en los tejidos que causan hinchazón o enrojecimiento. Eso puede ocurrir incluso cuando una enfermedad autoinmune está causando la inflamación. Hay pacientes que van a su médico con una mancha en la garganta realmente sensible y dolorosa al tacto y resulta ser tiroiditis de Hashimoto.

Cuando el cuerpo se ve superado por la inflamación, envía diferentes factores de curación (líquidos y células sanguíneas) y eso provoca la hinchazón. Cuando el cuerpo produce una respuesta inflamatoria durante mucho tiempo, esas células liberan una gran cantidad de sustancias químicas que son destructivas para el tejido normal, lo que provoca dolor y la interrupción de las funciones corporales normales. En los distintos compartimentos de nuestro cuerpo no hay espacio para contener todo ese líquido, de modo que el lugar de la infección empieza a presionar nuestras terminaciones nerviosas, y nuestras terminaciones nerviosas contienen nuestros factores de dolor. Por eso sentimos dolor con la inflamación.

Los síntomas clásicos de la inflamación aguda son:

  • Dolor.
  • Hinchazón.
  • Calor y enrojecimiento de la zona.
  • Pérdida de funcionalidad.
  • Dolor y rigidez articular.
  • Fiebre.

También pueden aparecer otros síntomas. Cuando el cuerpo envía células inflamatorias a menudo habrá fatiga, tendremos síntomas parecidos a los de la gripe y tendremos un poco de fiebre. Es la forma que tiene el cuerpo de superar la reacción que está tratando de combatir.

Además de los síntomas anteriores, la inflamación crónica puede causar:

  • Fatiga persistente.
  • Dolor.
  • Sensación general de malestar.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Hinchazón.
  • Fiebre.
  • Sudores nocturnos.
  • Disminución de la función mental.

Diagnóstico de la Inflamación

Ahora que sabemos qué es y cómo se produce una inflamación, vamos a hablar del proceso de diagnóstico.

Aunque no existe una prueba que pueda diagnosticar la inflamación, el médico evaluará los síntomas, realizará un examen físico y puede solicitar las pruebas adecuadas, incluidos los análisis de sangre para identificar marcadores inflamatorios.

Cada enfermedad inflamatoria tiene su propio conjunto de síntomas y hallazgos físicos. En función de ellos, el médico solicitará diferentes pruebas para ayudar a establecer el diagnóstico final. Muchas de las pruebas de laboratorio para la inflamación no son específicas, por lo que puede llevar tiempo y paciencia determinar la causa o el proceso específico.

Tratamiento de la Inflamación

Si sufres una lesión, lo mejor es aplicar hielo en el lugar de inmediato para combatir la inflamación. Toma un antiinflamatorio no esteroideo (siempre que no estés tomando un anticoagulante u otro medicamento contraindicado) para disminuir la inflamación. Después, ten cuidado de no volver a lesionarte la misma zona.

En el caso de la inflamación crónica, el médico puede recetar un AINE diario, un esteroide, un inmunosupresor o un medicamento biológico. Si tienes una inflamación crónica, lo más importante es seguir una dieta antiinflamatoria, consumiendo cosas como verduras, frutas y cualquier alimento no procesado (evita los alimentos muy procesados que tienen múltiples ingredientes con varios componentes químicos diferentes). También hay que limitar los alimentos fritos y los carbohidratos que contienen mucho azúcar añadido. Sustituye las grasas trans por opciones más saludables, como el aceite de oliva.

Reducir los factores de riesgo mediante cambios en el estilo de vida es una forma eficaz de reducir la inflamación. Limitar el consumo de azúcar y alcohol, dejar de fumar, mantenerse físicamente activo, tener un buen horario de sueño y mantener un peso saludable aumentará tu bienestar general y disminuirá la inflamación. La atención plena y la meditación también pueden reducir el nivel de estrés, lo cual es relevante cuando se trata de la inflamación.

En última instancia, la mejor manera de tratar la inflamación es tratar la enfermedad subyacente y evitar los factores de riesgo. A veces es necesaria la cirugía para tratar la causa subyacente de la inflamación, como la enfermedad inflamatoria intestinal.

Otra área interesante que se está investigando es la medicina bioelectrónica, es decir, la capacidad de estimular eléctricamente los nervios del cuerpo, ya sea con un dispositivo implantado o de manera no invasiva, para ayudar a desactivar la inflamación del cuerpo. Hay ensayos clínicos que estudian la estimulación del nervio vago para la artritis reumatoide y otros trastornos inflamatorios y autoinmunes. Hasta ahora se trata de ensayos de investigación y habrá que demostrar su eficacia en estudios controlados con placebo antes de que los pacientes puedan utilizar este método.

Los tratamientos habituales para la inflamación incluyen:

  • Hielo y reposo para la inflamación aguda causada por una lesión.
  • Ejercicio y fisioterapia para mejorar la fuerza de movimiento de las articulaciones
  • AINE (antiinflamatorios no esteroideos) como el ibuprofeno, el naproxeno sódico y la aspirina.
  • Corticosteroides y fármacos inmunosupresores.
  • Medicamentos biológicos.

¿Cómo Prevenir la Inflamación?

Ya sabemos qué es y cómo se produce una inflamación, así que nos queda hablar de cómo prevenirla.

Para reducir la inflamación del organismo, es importante disminuir los factores de riesgo que están bajo tu control. Si bebes alcohol, limítate a una bebida al día, y si eres fumador, déjalo. Sigue una dieta sana y trata de mantener un peso saludable; muchos alimentos azucarados y procesados (así como la carne roja o procesada) van a causar inflamación en tu cuerpo. Hay que tener mucho cuidado con lo que se come y bebe. Además, un buen horario de sueño es fundamental para tu bienestar.

Seguir una rutina de ejercicio regular y cumplir con el régimen de atención recomendado por tu médico, puede tener un gran impacto en la inflamación. Si experimentas signos de inflamación, consulta a tu médico para que te aconseje.

Vídeo: La Enfermedad Inflamatoria Intestinal: Síntomas y Tratamiento | ¿Qué es y Cómo se Produce una Inflamación?

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un auxiliar especializado en el mundo de la farmacia, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo farmacéutico, estudiar un curso o Máster especializado es lo más acertado. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

Ver Formaciones Especializadas en Gestión Sanitaria

La inflamación es un desarrollo donde el cuerpo lucha contra un agente irritante y se presenta con dolor, tumor, calor, rubor e impotencia funcional. El término INFLAMACIÓN proviene del latín inflammare o inflammatio (encender fuego).

Ciertas células curativas y fluidos transcurren por las zonas lesionadas, lo cual causa inflamación. Las sustancias químicas además activan los nervios para que envíen avisos de dolor al cerebro. Este dolor le permite a la persona saber que debe socorrer esa zona del cuerpo para que se pueda curar.

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «¿Qué es y Cómo se Produce una Inflamación?», te animamos a estudiar un curso de auxiliar de farmacia online! ¡Dale al Like y comparte, los reclutadores contrastarán que sigues y compartes contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Educación saludable » ¿Qué es y Cómo se Produce una Inflamación? | Curso Auxiliar Farmacia
Doctrina Qualitas