¿Qué son las Constantes Vitales?; Cuando vamos al médico, al llegar a la sala de exploración ocurren varias cosas. Una enfermera, o un asistente médico, nos toma la temperatura y la tensión arterial y nos escucha el corazón: todas las pruebas miden nuestras constantes vitales.

Preguntamos por las cifras, y la mayoría de las veces tenemos una idea de si están dentro de los rangos aceptables. Pero ¿sabemos por qué la medición de las constantes vitales forma siempre parte de cualquier examen? ¿Se realizan sólo para mantenernos ocupados, o hay razones médicas válidas detrás de ellas?

Como puedes sospechar, hay razones importantes por las que un médico necesita conocer nuestras constantes vitales antes de realizar otros aspectos de la exploración física.

Las constantes vitales pueden ser controladas en un entorno médico, como por ejemplo por un médico o una enfermera. Sin embargo, las personas también pueden observar sus niveles de salud en casa utilizando equipos de control de las constantes vitales.

Las constantes vitales importantes que hay que controlar en los pacientes son:

  • Frecuencia cardíaca (pulso).
  • Frecuencia respiratoria.
  • Temperatura corporal.
  • Presión arterial.
  • Saturación de oxígeno.

¿Por qué es tan importante saber tomar las constantes vitales? ¿Qué tipo de datos se recogen durante el proceso de toma de constantes vitales y qué nos dicen sobre el paciente? ¿Cómo recogen los profesionales sanitarios las constantes vitales y garantizan su exactitud? Podemos responder a estas preguntas echando un vistazo a cada una de estas mediciones y aprendiendo los procesos por los que se recogen y documentan. También hablaremos del equipo de monitorización utilizado y proporcionaremos los rangos numéricos que se consideran constantes vitales normales en la población adulta.

¿Qué son las Constantes Vitales? Sus Valores Normales

¿Qué son las Constantes Vitales?

Las constantes vitales, o signos vitales para abreviar, son mediciones del funcionamiento interno del cuerpo humano. Se recogen y registran a lo largo del tiempo, dando a los proveedores información sobre el funcionamiento de los órganos vitales, como el corazón y los pulmones. Las constantes vitales pueden alertar a los profesionales sanitarios de los problemas médicos, y estas mediciones se rastrean a lo largo de todo el recorrido del paciente, desde la pediatría hasta los cuidados intensivos y la salud a domicilio.

Las cinco principales constantes vitales que toman habitualmente los profesionales sanitarios son la frecuencia cardíaca (también conocida como pulso), la frecuencia respiratoria, la temperatura corporal, la tensión arterial y la saturación de oxígeno. Las constantes vitales pueden tomarse con nada más que unos pocos equipos básicos, o utilizando uno de los muchos monitores de constantes vitales disponibles. Veamos cada una de estas mediciones y los procesos por los que se recogen y documentan, incluyendo los rangos numéricos que se consideran normales en la población adulta.

Frecuencia Cardiaca o Pulso

¿Qué son las Constantes Vitales? Empecemos por el pulso o frecuencia cardiaca.

Cuando tu corazón late, mueve la sangre por todo tu cuerpo. Este latido se puede sentir como el «pulso» en varias zonas de tu cuerpo.

El pulso se mide contando el número de veces que late el corazón en un minuto. Por ejemplo, si tu corazón se contrae 75 veces en un minuto, tu pulso será de 75 pulsaciones por minuto. Esto también se llama frecuencia cardíaca.

Un pulso normal late a un ritmo constante y regular. Sin embargo, en algunas personas este ritmo es desigual, o «salta». Esto se conoce como pulso irregular.

¿Cómo puedes encontrar tu pulso?

El lugar más fácil para encontrar el pulso es la muñeca.

  1. Gira la mano de modo que la palma quede hacia arriba.
  2. Ahora coloca los tres dedos centrales de la otra mano sobre la muñeca, en el surco exterior que hay debajo de la base del pulgar.
  3. Presiona ligeramente para sentir el pulso bajo tus dedos. Si no notas nada, presiona un poco más fuerte.

¿Cómo se comprueba el pulso o frecuencia cardíaca?

Puedes medir tu frecuencia cardíaca manualmente comprobando tu pulso. Sigue estos tres pasos.

  1. Encuentra tu pulso en la muñeca (como se ha explicado anteriormente).
  2. Cuenta cada latido durante un tiempo total de 30 segundos.
  3. Duplica el número de latidos que has contado. Esta es tu frecuencia cardiaca o pulso, medido en pulsaciones por minuto.

Anota también si tu corazón late a un ritmo uniforme o irregular. Un corazón normal late a un ritmo constante, como un reloj, tic-tac tic-tac.

A algunas personas les gusta utilizar un pulsómetro para medir su ritmo cardíaco. Estos monitores suelen estar incluidos en los relojes de fitness, que ahora están ampliamente disponibles en las tiendas de deportes y otros puntos de venta. Sin embargo, su precisión depende de la calidad del aparato.

Si has estado activo o has tomado recientemente un estimulante como la nicotina o la cafeína, tendrás que esperar al menos cinco minutos antes de tomarte el pulso.

¿Cuáles son los valores normales de la frecuencia cardiaca?

Una frecuencia cardiaca normal, cuando no estás activo, suele estar entre 60 y 100 latidos por minuto. Esto se denomina frecuencia cardíaca en reposo.

Los deportistas o las personas que están muy en forma pueden tener pulsaciones en reposo inferiores a 60 por minuto.

Cuando estás activo, tu corazón late más rápido para llevar más oxígeno a los músculos que trabajan. Cuanto más trabaje tu cuerpo, más rápido latirá tu corazón. Por ejemplo, tu ritmo cardíaco cuando estás esprintando será mucho más rápido que tu ritmo cardíaco cuando estás caminando. Si te ejercitas con fuerza, es normal que tu frecuencia cardíaca llegue a 160 pulsaciones por minuto o más.

Hay otras cosas que pueden hacer que tu corazón lata más rápido, como la cafeína, la nicotina, las drogas recreativas y algunos tipos de medicamentos. Tu corazón también late más rápido cuando sientes emociones fuertes, como la ansiedad, el miedo o la excitación.

¿Qué es el pulso irregular?

Dentro de las constantes vitales, el pulso irregular es cuando el corazón no late a un ritmo regular y constante. También se denomina frecuencia cardíaca irregular o arritmia.

Si tu frecuencia cardíaca es irregular, puedes notar que tu pulso:

  • Parece irregular o está «saltando».
  • Se acelera, incluso cuando estás en reposo.
  • Parece inusualmente lento algunas o la mayoría de las veces.
  • Parece hacer una pausa, añadirse o perderse un latido.

¿Por qué es importante que te lo revisen?

A menudo un pulso irregular es inofensivo. Sin embargo, es importante que lo revise un profesional de la salud, porque a veces es un signo de una afección cardíaca.

El tipo más común de afección del ritmo cardíaco es la fibrilación auricular (FA), que puede aumentar el riesgo de sufrir un ictus. Afortunadamente, si tienes FA, hay una medicación que puedes tomar para ayudar a reducir significativamente este riesgo de ictus.

Tu médico puede realizar una sencilla prueba llamada ECG (electrocardiograma) para comprobar aún más tu pulso irregular.

¿Qué son las palpitaciones?

Una palpitación cardíaca es cuando de repente te das cuenta de que tu corazón late, normalmente de forma irregular. A veces puedes sentirlo en los oídos, el cuello o el pecho cuando estás tumbado. Los latidos de tu corazón pueden sentirse:

  • Demasiado rápido o lento.
  • Como si aleteara.
  • Como si retumbara o palpitara.

No es raro sentir palpitaciones de vez en cuando, y la mayoría de las veces son inofensivas. Sin embargo, si las experimentas con regularidad, acude a tu médico.

Constantes Vitales - Frecuencia Cardiaca o Pulso

Presión Arterial

¿Qué son las constantes vitales? Sigamos con la tensión arterial.

La tensión arterial se refiere a la fuerza de la sangre del cuerpo que empuja contra las paredes internas de los vasos sanguíneos, especialmente las arterias. Cada vez que el corazón se contrae, bombea sangre a las arterias. Tu tensión arterial no permanece constante a lo largo del día. Es más baja cuando duermes, y aumenta cuando te levantas y empiezas a moverte. También puede subir cuando estás excitado, nervioso o físicamente activo.

¿Qué es la tensión arterial sistólica y diastólica?

La tensión sistólica se refiere a la presión sanguínea en las arterias que resulta cuando el corazón se contrae o late, expulsando la sangre. Cuando el corazón se relaja entre latidos, la presión arterial desciende. Esta es la tensión diastólica. La tensión arterial diastólica puede aumentar con la edad como consecuencia de la rigidez de las arterias.

¿Cuáles son los valores normales de la tensión arterial?

Las lecturas de la tensión arterial se expresan como una relación de la tensión sistólica (el primer número o numerador), sobre la tensión diastólica (el segundo número o denominador). Una tensión arterial de 120/80 mm Hg (milímetros de mercurio) se expresa verbalmente como 120 sobre 80 o 12/8.

Una lectura de la tensión arterial saludable debe ser inferior a 120/80 mm Hg. La tensión arterial normal es inferior a 120 mm Hg de sistólica y 80 mm Hg de diastólica, y puede variar entre 90/60 mm Hg y 120/80 mm Hg en una persona joven sana. Una tensión arterial de 140/90 mm Hg o superior indica una presión arterial alta.

Medición de la tensión arterial en casa

Al igual que otras constantes vitales, puedes tomar tu propia tensión arterial en casa con un aparato digital que se puede comprar en la mayoría de las farmacias. Lee atentamente las instrucciones. Tal vez quieras calibrar la lectura con tu médico de cabecera. El momento adecuado para realizar la medición es cuando estás en reposo.

Algunos consejos que te ayudarán a garantizar la precisión de la lectura de la tensión arterial son:

  1. Estar sentado en una posición cómoda.
  2. Colocar el brazo izquierdo, elevado a la altura del corazón, sobre una mesa o escritorio, y permanecer sentado.
  3. Envolver el manguito del tensiómetro de forma suave y ajustada alrededor de la parte superior de tu brazo desnudo.

Factores de riesgo de la hipertensión arterial

Hay ciertos factores de riesgo de desarrollar hipertensión arterial que no puedes controlar. Entre ellos están tu edad, tu origen étnico o tus antecedentes familiares de hipertensión o de otras enfermedades cardiovasculares.

Hay algunos factores de riesgo de padecer hipertensión arterial que puedes cambiar. Entre ellos están beber menos alcohol, ser más activo físicamente y llevar una dieta equilibrada.

Dejar de fumar es esencial para mejorar la salud general de tu corazón.

El estilo de vida, junto con los factores genéticos y ambientales, pueden contribuir a tu riesgo de desarrollar hipertensión arterial.

Ver Formas Naturales de Reducir la Presión Arterial

Constantes Vitales - Presión Arterial

Frecuencia Respiratoria

¿Qué son las constantes vitales? Vamos con la tercera, la frecuencia respiratoria.

La frecuencia respiratoria es uno de los principales signos vitales que miden la salud de una persona. Junto con la temperatura corporal, la presión arterial, la saturación de oxígeno y la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria es una medida esencial para determinar el bienestar.

La frecuencia respiratoria es el ritmo al que se produce un ciclo respiratorio completo, tanto de inhalación como de exhalación. Aunque es algo que puede asumirse mediante un control voluntario, la mayor parte de la frecuencia respiratoria es un proceso autónomo, que se produce como resultado de muchas entradas, incluido el centro respiratorio del cerebro, que envía información sensorial fisiológica a todo el cuerpo.

La edad, el peso y ciertas enfermedades pueden influir en la frecuencia respiratoria de una persona. Por eso tu frecuencia respiratoria normal puede diferir de la de otra persona. Si aprendes a medir tu frecuencia respiratoria, comprenderás mejor lo que es normal para ti.

¿Cuáles son los valores normales de la frecuencia respiratoria?

Los rangos normales de la frecuencia respiratoria varían en función de una serie de factores. Por ejemplo, las personas que practican regularmente ejercicios de respiración profunda, o las que tocan instrumentos de viento, pueden hacer menos respiraciones por minuto, mientras que las personas que están menos en forma física pueden hacer más respiraciones por minuto.

No creemos realmente en comparar a alguien con una curva normal. Más bien creemos en compararlo con cada uno mismo. Podemos ver cuál puede ser la frecuencia respiratoria normal de alguien y establecer una tendencia. Luego, se observan los cambios en la tendencia. Esto te permite determinar qué es una frecuencia respiratoria normal y qué es anormal para ti como individuo.

En general, una frecuencia respiratoria anormal es cuando el número de respiraciones por minuto es inferior a 12 o superior a 25, pero, de nuevo, esto puede variar en cada individuo. Una frecuencia respiratoria elevada significa que el sistema respiratorio está siendo sobrecargado cuando hace circular el oxígeno por la sangre y el cuerpo. Afecciones como el asma o episodios repentinos, como un ataque de ansiedad, pueden aumentar el número de veces que una persona respira por minuto, lo que da lugar a una frecuencia respiratoria elevada.

En cambio, la frecuencia respiratoria de un niño sería diferente. La frecuencia respiratoria normal cambia significativamente a lo largo de los primeros años del desarrollo del niño. Por ejemplo, un bebé de hasta 6 meses suele tener una frecuencia respiratoria de entre 30 y 60 respiraciones por minuto. Un niño de entre 1 y 5 años suele tener una frecuencia respiratoria de entre 20 y 30. Cuando un niño tiene 12 años, su frecuencia respiratoria suele ser inferior a 20.

Las frecuencias respiratorias anormalmente altas en los niños pueden ser un signo de fiebre, deshidratación o afecciones como bronquiolitis o neumonía. Los niños también pueden experimentar frecuencias respiratorias rápidas similares a las de los adultos debido a otras condiciones médicas, como la acidosis (con diabetes) y el asma. Y éstos son sólo algunos de los factores que influyen en la frecuencia respiratoria.

Factores que influyen en la frecuencia respiratoria

Dentro de las constantes vitales, hay una serie de condiciones comunes que influyen en la frecuencia respiratoria de una persona. Por ejemplo, tener ansiedad y sufrir ataques de pánico puede dar lugar a patrones de respiración poco profundos y a una frecuencia respiratoria agudamente elevada durante un breve periodo de tiempo (también denominada hiperventilación).

Lo que es realmente importante cuando se examina la frecuencia respiratoria es comprender el control autonómico. Cuando observamos el sistema nervioso autónomo, está controlando todos estos procesos voluntarios, como la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la respuesta al ejercicio, las hormonas del estrés, los procesos inflamatorios, es decir, cosas en las que no tenemos que pensar. Factores como el ejercicio, el estrés o los cambios en la frecuencia cardíaca pueden influir en la frecuencia respiratoria de forma involuntaria.

Cómo medir la frecuencia respiratoria

Comprender tu frecuencia respiratoria puede hacerte más familiar con tu cuerpo y ayudarte a controlar los cambios a medida que envejeces. Además, puede asegurarte que reconoces cuándo puede ser el momento de consultar a un profesional médico sobre cualquier cambio en tu cuerpo si se producen cambios en tu frecuencia respiratoria.

La frecuencia respiratoria puede medirse a través de la fotopletismografía (PPG) midiendo los desplazamientos de la línea de base que se producen con la respiración. Las líneas de base se mueven hacia arriba y hacia abajo en un patrón oscilatorio, que se corresponde con el ciclo respiratorio.

Conocer tu frecuencia respiratoria

Tu frecuencia respiratoria indica la cantidad de oxígeno que fluye por tu sangre, pero también proporciona pistas más profundas sobre tu salud. Por ejemplo, una frecuencia respiratoria anormal puede arrojar luz sobre posibles trastornos del sueño, enfermedades pulmonares y afecciones cardíacas. Es una biometría extremadamente importante. Pero es casi más importante saber cómo y cuándo se mide.

La frecuencia respiratoria nos ayuda a entender los cambios en nuestro propio cuerpo, especialmente cuando envejecemos o probamos nuevos enfoques de la actividad física. Medir tu frecuencia respiratoria puede garantizar que siempre estés en sintonía con tu cuerpo y con la respiración que lo mantiene vivo.

Constantes Vitales - Frecuencia Respiratoria

Temperatura Corporal

¿Qué son las constantes vitales? Vamos con la cuarta, la temperatura corporal.

La temperatura actual de tu cuerpo indica cómo estás generando e irradiando calor. La regulación de la temperatura corporal es una función crítica controlada por el hipotálamo (región del cerebro encargada de la homeostasis). Sólo unos grados de más, o de menos, y las funciones biológicas críticas dejan de funcionar eficazmente; por eso la temperatura marca una diferencia tan grande en tu energía y rendimiento.

La temperatura corporal central es la temperatura de tus órganos internos (corazón, riñones y cerebro) y se mantiene bajo un estricto control entre aproximadamente 36,5 °C y 37,4 °C. Suele requerir procedimientos invasivos para medirla con precisión (algo que la gente no suele apreciar), por lo que tanto los médicos como los dispositivos suelen medir la temperatura superficial. Los termómetros internos (en el oído o en la boca) son capaces de tomar temperaturas cercanas a la temperatura corporal central, porque van ligeramente dentro del cuerpo.

La temperatura corporal superficial, o temperatura corporal periférica, se mide en la superficie de la piel y tiene un rango de temperatura más amplio, de aproximadamente 32 °C a 37 °C. Se suele medir con termómetros digitales, mediante sensores de calor, en lugares más accesibles como la axila o la frente. Pero como la piel es nuestro principal mecanismo de refrigeración y las temperaturas frías modifican el flujo sanguíneo, estas mediciones deben calibrarse con la temperatura corporal central y, por tanto, pueden ser inexactas.

Tu temperatura corporal cambia de forma natural a lo largo del día; la temperatura más baja registrada (en reposo) durante el día se denomina temperatura corporal basal y puede utilizarse para comprender y predecir los cambios hormonales. La edad, la actividad y el estado de salud también influyen en la temperatura, lo que la convierte en una herramienta útil para comprender y optimizar tu cuerpo.

Una temperatura corporal central entre 36,5 °C – 37,4 °C indica un cuerpo sano, mientras que una temperatura corporal perpetuamente baja señala una ralentización del metabolismo. Por el contrario, las elevaciones de la temperatura corporal pueden significar que el cuerpo está llegando a la fatiga, lo que se conoce como deriva cardiovascular en el mundo del running, o que el sistema inmunitario está haciendo frente a una infección.

¿Por qué hacer un seguimiento de la temperatura corporal?

Si quieres perder peso o aumentar tu nivel de salud y forma física, el seguimiento de tu temperatura corporal puede revelar información única sobre lo que ocurre internamente que no puedes ver de otra manera.

Al hacer un seguimiento de la temperatura, descubrirás tendencias en tus datos de salud que pueden proporcionar una información inestimable sobre tu:

  • Metabolismo – ¿estás produciendo energía de forma eficiente?
  • Peso: ¿estás quemando o acumulando grasa?
  • Rendimiento: ¿tu temperatura está afectando a tu resistencia?
  • Hormonas: ¿en qué punto de tu ciclo te encuentras? (para las mujeres)
  • Salud – ¿te estás enfermando de algo?

¿Cuáles son los valores normales de la temperatura corporal?

Dentro de las constantes vitales, un ligero cambio en tu temperatura corporal puede producir resultados significativos. Nuestros cuerpos tienen diferentes temperaturas óptimas en función de la actividad. También puedes elevar o reducir a propósito tu temperatura para acceder a algunas «características avanzadas» de tu sistema inmunitario.

Demasiado calor

Cuando esto ocurre, los vasos sanguíneos de tu piel se expanden para transferir el calor desde tu núcleo hacia la superficie. Tu cuerpo empieza a sudar para mantenerse fresco.

  • A partir de 37,5 °C se considera una temperatura corporal elevada.
  • 38,5 °C y más indica que el cuerpo ha creado fiebre.
  • 41 °C y más provoca daños mortales en los órganos internos.

La hipertermia se produce cuando el cuerpo produce más calor del que puede eliminar (irradiar), provocando un sobrecalentamiento. Esto ocurre a partir de los 38 °C. Se trata de una urgencia médica, normalmente causada por un golpe de calor o, más raramente, como reacción adversa a medicamentos y narcóticos.

El golpe de calor se produce cuando el cuerpo no puede controlar su temperatura enfriándose mediante la transpiración, por lo que sigue aumentando. Puede subir hasta 41,1 °C en sólo 10 minutos, creando una emergencia que puede provocar la muerte, el fallo de un órgano o una discapacidad permanente si no se trata con la suficiente rapidez.

La fiebre se produce cuando el hipotálamo del cerebro reconoce la presencia de microbios intrusos en el cuerpo y suele elevar la temperatura corporal por encima de los 38,5 °C para eliminarlos más rápidamente. La fiebre no es un proceso de enfermedad, sino una respuesta normal en un cuerpo sano. La fiebre es una prueba positiva de un sistema inmunitario activo, revolucionado y que ayuda a que un conjunto de procesos inmunológicos funcionen con mayor eficacia.

Rangos de temperatura de la fiebre

  • 37,8 °C – 39 °C se considera una fiebre baja que es beneficiosa para el organismo.
  • 39 °C – 40 °C se considera una fiebre de grado moderado que ayuda al sistema inmunitario.
  • 40 °C indica que el cuerpo está luchando contra un problema más grave y se sentirá físicamente incómodo con la fiebre, a esta temperatura es posible que quieras consultar a un profesional sanitario de confianza.
  • Los 42 °C y más son una fiebre grave que puede ser peligrosa y debes buscar asistencia médica inmediatamente.

Demasiado frío

Cuando tu cuerpo se enfría demasiado, tu hipotálamo envía impulsos nerviosos a los músculos que hacen que se estremezcan y, a su vez, se calienten. Tu grasa parda también se activa para emitir calor adicional.

  • 35 °C se considera una temperatura corporal demasiado baja; esto se llama hipotermia.
  • 27 °C y menos pueden ser mortales.

La hipotermia se produce tras una larga exposición al frío y el cuerpo no puede producir calor con la suficiente rapidez, lo que da lugar a temperaturas corporales peligrosas. La hipotermia puede producirse hasta 4,4 °C si una persona se ha enfriado lo suficiente por la lluvia fría, el sudor o una fuente de agua fría.

La hipotermia consume la energía almacenada por el cuerpo, lo que reduce aún más la temperatura corporal, y puede restringir los movimientos y la función cerebral de la persona. No está bien. Es una emergencia médica que debe tratarse inmediatamente.

Cómo controlar la temperatura corporal

  • Realiza cuatro lecturas diarias, durante tres días:
  • Tres lecturas antes de comer cada comida.
  • Una lectura antes de acostarte.
  • Esto te dará una temperatura corporal media.
  • La temperatura corporal ideal está entre 36,7 °C y 37,2 °C aproximadamente.
  • Ten en cuenta que tu temperatura corporal aumentará a lo largo del día.
  • Normalmente, tu temperatura aumentará entre 20 y 30 minutos después de comer (hasta 2 °C), lo que indica que tu ritmo metabólico ha aumentado para facilitar la digestión.
  • Si tu temperatura corporal no aumenta después de comer, es posible que hayas consumido una comida nutricionalmente vacía.

En combinación con el resto de tus constantes vitales, tu temperatura puede revelar información crítica que te ayude a curarte más rápidamente, a mantenerte concentrado durante más tiempo, a mejorar tu rendimiento e incluso a perfilar tu ritmo circadiano.

Constantes Vitales - Temperatura Corporal

Saturación de Oxígeno

¿Qué son las constantes vitales? Vamos con la quinta y última, la saturación de oxígeno u oxígeno en sangre.

El cuerpo humano puede sobrevivir tres semanas sin comida, tres días sin agua y tres minutos sin oxígeno, por lo que el oxígeno es una sustancia esencial para la salud y el bienestar cotidianos. El nivel de oxígeno en sangre se refiere a la cantidad de oxígeno que circula en la sangre, que es la medida de tu saturación de oxígeno. La saturación de oxígeno indica lo bien que el cuerpo distribuye el oxígeno de los pulmones a todas sus células y es un indicador primordial de tu salud respiratoria en su conjunto. Tu cuerpo trabaja de forma natural para mantener los niveles de oxígeno dentro de un rango específico para garantizar que se satisfagan las necesidades del organismo. Conocer bien los niveles de oxígeno en sangre es un buen primer paso para aprender a medir este indicador vital de la salud. Asimismo, conocer tu medición de la saturación de oxígeno te proporciona la información necesaria para hacer cambios y mejorarla.

¿Qué es la saturación de oxígeno?

La saturación de oxígeno tiene que ver con el grado en que el oxígeno satura las moléculas de hemoglobina, que residen en el interior de los glóbulos rojos. La hemoglobina es la proteína responsable de unir el oxígeno y transportarlo al resto del cuerpo. Tus pulmones liberan oxígeno desde los alvéolos que se encuentran en los extremos de los bronquios hasta los capilares que rodean los alvéolos. Las moléculas de hemoglobina del torrente sanguíneo se unen a estas moléculas de oxígeno.

A continuación, la sangre transporta y libera oxígeno a las células individuales de todo el cuerpo. Teniendo en cuenta lo esencial que es el oxígeno para la salud en general, no es de extrañar que la medición de la saturación de oxígeno de una persona determine su calidad de vida en general. En otras palabras, la capacidad de los pulmones para suministrar oxígeno al torrente sanguíneo desempeña un papel fundamental a la hora de determinar la salud de tu cuerpo en su conjunto y tu calidad de vida.

¿Cómo funciona la medición de la saturación de oxígeno?

La medición de la saturación de oxígeno puede realizarse de dos maneras: midiendo los gases sanguíneos arteriales y mediante una oximetría de pulso. La medición de los gases sanguíneos arteriales implica la extracción de sangre de una arteria. La arteria radial, en la muñeca, y la arteria femoral, en la ingle, son los dos lugares más habituales para la extracción de sangre.

Esta prueba mide los niveles de gas de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre. Los médicos pueden determinar lo bien que los pulmones mueven el oxígeno y eliminan el dióxido de carbono basándose en la medición de tus gases sanguíneos arteriales. Aunque la gasometría arterial proporciona una medida más precisa, la pulsioximetría ofrece un método más sencillo y es actualmente el estándar de atención.

La oximetría de pulso utiliza un pequeño clip que se coloca en el dedo llamado pulsioxímetro. Este dispositivo mide las longitudes de onda de la luz para determinar la relación entre la hemoglobina oxigenada y la que no contiene oxígeno. Mientras que las mediciones de la gasometría arterial las suelen realizar los médicos en un entorno hospitalario, los dispositivos de oximetría de pulso son portátiles y pueden realizarse en cualquier momento del día.

¿Cuáles son los valores normales de la saturación de oxígeno?

Niveles elevados de oxígeno en la sangre

Dentro de las constantes vitales, no es habitual que los niveles de saturación de oxígeno sean altos si la respiración no es asistida. Dicho esto, puede ser necesario un suplemento de oxígeno para aumentar los niveles de oxígeno o devolverlos a la normalidad en determinadas condiciones.

Por ejemplo, los montañeros que experimentan grandes altitudes pueden no recibir suficiente oxígeno del aire circundante (esto se debe a que los niveles de concentración de oxígeno en la atmósfera disminuyen a medida que aumenta la altitud). Por otra parte, las afecciones médicas pueden afectar a la cantidad de oxígeno que se puede absorber en la sangre.

En ambos casos, puede utilizarse oxígeno suplementario para mantener unos niveles saludables de oxígeno en la sangre, y ese oxígeno suplementario puede conducir a unos niveles elevados de oxígeno en la sangre. U niveles elevados de oxígeno en la sangre, excesivos y constantes, pueden dar lugar a complicaciones como consecuencia de la intoxicación por oxígeno.

Niveles normales de oxígeno en la sangre

Los niveles normales de oxígeno en sangre se sitúan entre 80 y 100 mm Hg (milímetros de mercurio). Y si se utiliza un pulsioxímetro para medir los niveles de oxígeno en sangre, una lectura normal se situará entre el 95 y el 100% de saturación.

Niveles bajos de oxígeno en sangre

Una lectura inferior a 80 mm Hg o al 95% de saturación se considera baja, y nos referimos a esta concentración anormalmente baja de oxígeno en la sangre como hipoxemia. Estos niveles bajos pueden ser el resultado de una enfermedad pulmonar, como la EPOC grave, que inhibe el flujo de oxígeno, o pueden indicar que hay monóxido de carbono en el aire, que el organismo utilizará por error para sustituir el oxígeno.

Para determinar qué factores están causando los niveles bajos de oxígeno en sangre, habla con un profesional sanitario. Los niveles bajos de oxígeno en sangre pueden ser un indicio de complicaciones graves en el organismo, por lo que deben tratarse lo antes posible tras su detección.

Consideraciones

Si sospechas que tus niveles de oxígeno son bajos o las lecturas de la medición de la saturación de oxígeno son bajas con frecuencia, puede ser necesario un tratamiento con oxígeno suplementario. Tu médico puede determinar si se necesita oxígeno suplementario mediante una serie de pruebas que analizan tus niveles de oxígeno en diferentes niveles de actividad, como cuando estás descansando, caminando o durmiendo. A partir de ahí, proporcionar oxígeno suplementario y determinar la causa de la baja saturación de oxígeno será el objetivo principal del tratamiento.

Constantes Vitales - Saturación de Oxígeno

¿Qué son las Constantes Vitales?: Conclusiones

Hay una razón por la que los signos vitales incluyen la palabra vital. Sus mediciones proporcionan información crítica sobre nuestro cuerpo.

Entonces, si las constantes vitales son tan importantes, ¿por qué tantos las ignoran?

Las constantes vitales pueden controlarse en un entorno médico, por ejemplo, por un médico o una enfermera. Sin embargo, las personas también pueden observar sus niveles de salud en casa utilizando equipos de control de las constantes vitales.

Tus constantes vitales miden las funciones básicas de tu cuerpo. Las constantes vitales muestran una instantánea de lo que ocurre dentro de tu cuerpo. Proporcionan información crucial sobre tus órganos.

Por tanto, la importancia del control de las constantes vitales es que permite a los profesionales médicos evaluar tu bienestar. En función de los resultados, el médico puede realizar más pruebas, diagnosticar un problema o sugerir cambios en el estilo de vida.

Las constantes vitales más comunes que se comprueban son la temperatura corporal, la tensión arterial, la frecuencia cardiaca, la frecuencia respiratoria y la saturación de oxígeno en sangre.

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un auxiliar especializado en el mundo de la farmacia, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo farmacéutico, estudiar un curso o Máster especializado es lo más acertado. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

No es probable Extremadamente probable

Esperamos que le haya gustado la publicación: «¿Qué son las Constantes Vitales?«. Y le animamos a estudiar un Curso de Auxiliar de Farmacia Online.

Inicio » Salud » ¿Qué son las Constantes Vitales? Sus Valores Normales
Doctrina Qualitas