Causas de Dolor Torácico en Adultos; El dolor torácico, especialmente un episodio repentino o continuado, puede ser una señal de alarma de que está ocurriendo algo más grave. Y aunque algunos dolores torácicos pueden poner en peligro la vida y requerir atención médica inmediata, muchos otros tipos son menos graves y a menudo se pueden controlar con una visita a la consulta del médico.

Son muchas las afecciones que pueden causar dolor torácico, como problemas cardíacos o relacionados con el corazón, afecciones respiratorias o pulmonares, problemas gastrointestinales e indigestión, problemas músculo-esqueléticos, ataques de pánico e incluso un simple nervio pinzado. Dado que existe una gama tan amplia de causas y tratamientos del dolor torácico, identificar los diferentes tipos de dolor torácico y reconocer los signos de alerta temprana es fundamental para tu salud y atención médica en general.

Sigue leyendo este artículo de Curso de Auxiliar de Farmacia Online y te contamos todo al respecto.

Causas de Dolor Torácico en Adultos y Cómo Tratarlas

4,5 / 5
Causas de Dolor Torácico en Adultos

¿Qué se Siente en el Dolor Torácico?

El dolor torácico puede afectar a diversas localizaciones, como la parte superior e inferior del pecho y el lado derecho o izquierdo. En general, se puede sentir dolor en el pecho en cualquier parte de la zona delantera del cuerpo, entre el cuello y la parte superior del abdomen. Pero también puede extenderse al pecho desde la espalda, el cuello o el abdomen. El lugar donde se origina el dolor torácico tiene mucho que ver con la afección que puedas estar experimentando.

Dependiendo de la causa, puedes sentir una punzada aguda, un dolor sordo o una sensación de ardor o aplastamiento. También puedes experimentar dolor en otras partes del cuerpo, como el cuello, la mandíbula, el abdomen, la caja torácica o los brazos. Puede durar segundos o varios minutos. También puede ser aterrador, sobre todo si no sabes lo que está ocurriendo.

Al pensar en el dolor torácico y describirlo es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Inicio del dolor (por ejemplo, abrupto o gradual).
  • Provocación/paliación (es decir, qué actividades provocan el dolor; cuáles lo alivian).
  • Calidad del dolor (p. ej., agudo, sordo, punzante).
  • Radiación (por ejemplo, hombro, mandíbula, espalda).
  • Lugar del dolor (por ejemplo, subesternal, pared torácica, espalda, difuso, localizado).
  • Momento (por ejemplo, constante o episódico, duración de los episodios, cuándo empezó el dolor).

Si el dolor torácico es de naturaleza cardíaca, es posible que sientas una incómoda presión, opresión, plenitud o dolor en el centro del pecho. Este dolor puede durar unos minutos o ir y venir. El dolor torácico relacionado con el corazón también se siente con más frecuencia en el lado izquierdo, pero eso no significa que debas descartarlo si lo sientes en el lado derecho. De hecho, las mujeres tienden a experimentar dolor en el pecho en cualquiera de los dos lados o en uno o ambos brazos, o no sienten ningún dolor.

Cuando se experimenta dolor sólo en el lado derecho, podría atribuirse a causas no cardiovasculares como afecciones pulmonares, úlceras, reflujo ácido, problemas de vesícula biliar o una distensión muscular. Sin embargo, estas afecciones también pueden desencadenar dolor en ambos lados del pecho o en el centro, por lo que siempre es una buena idea informar a tu médico sobre cualquier tipo de dolor en el pecho. Ser capaz de identificar la localización del dolor torácico puede ayudar al profesional sanitario o al equipo del servicio de urgencias a diagnosticar mejor las posibles causas y comenzar el tratamiento de inmediato.

Causas de Dolor Torácico en Adultos

A menudo pensamos que el dolor torácico en los adultos está causado por una afección cardíaca, como un ataque al corazón, pero también puede ser una señal de advertencia de que algo más está sucediendo en tu cuerpo. Otras causas más comunes de dolor torácico que no son cardíacas son las enfermedades respiratorias, los trastornos gastrointestinales, la esofagitis por reflujo, la costocondritis, factores relacionados con el estilo de vida como el estrés o los ataques de pánico, y problemas músculo-esqueléticos, entre otros.

Causas de dolor torácico en adultos: problemas respiratorios y pulmonares

Al igual que el dolor torácico cardíaco, el dolor torácico respiratorio y pulmonar puede ser grave y potencialmente mortal si no se detecta a tiempo y se trata.

  • Asma: Una enfermedad pulmonar crónica que dificulta la entrada y salida de aire de los pulmones. Durante un ataque de asma, se puede sentir una opresión repentina en el pecho o dolor torácico.
  • Neumonía: Una infección que puede afectar a uno o a ambos pulmones. Uno de los síntomas más frecuentes de la neumonía es un dolor agudo o punzante en el pecho que empeora al toser o respirar profundamente.
  • Bronquitis: Enfermedad que provoca la inflamación de los bronquios, lo que causa una tos intensa. Además de la tos, las sibilancias y la falta de aire, el dolor en el pecho es un síntoma común de la bronquitis.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica: La EPOC es una enfermedad pulmonar inflamatoria crónica que bloquea el flujo de aire, dificultando la respiración. La opresión en el pecho y la falta de aire son síntomas generales de esta enfermedad.
  • Pleuresía: La inflamación de la pleura, que cubre y separa los pulmones de la pared torácica, se denomina pleuresía. El dolor torácico pleurítico se siente como una punzada aguda en el pecho al respirar.
  • Embolia pulmonar: Un coágulo de sangre que se atasca en el pulmón se denomina embolia pulmonar.
  • Colapso pulmonar: Un pulmón colapsado, también llamado neumotórax, puede provocar un dolor repentino en el pecho y dificultad para respirar.

Otras infecciones respiratorias, como la gripe y el COVID-19, pueden provocar dolor en el pecho. Las infecciones víricas no suelen requerir tratamiento, aparte de reposo y líquidos; sin embargo, tu médico puede prescribirle antibióticos para las infecciones bacterianas. Si tienes un alto riesgo de complicaciones, puede ser necesario buscar atención médica inmediata.

Causas de dolor torácico en adultos: problemas gastrointestinales y digestivos

Otras de las causas de dolor torácico en adultos son las afecciones gastrointestinales. Estos tipos de dolor torácico no suelen poner en peligro la vida, pero pueden ser una señal de advertencia de una afección digestiva más grave.

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico: El dolor torácico no cardíaco que se siente como una sensación de ardor debajo del esternón o la caja torácica es común con la ERGE, también conocida como acidez.
  • Hernia de hiato: Se produce cuando una parte del estómago sobresale hacia el pecho. La presión y el ardor de estómago que esto desencadena pueden sentirse como un dolor en el pecho.
  • Enfermedad de la vesícula biliar: Los cálculos biliares, que son trozos de material en forma de guijarros que se desarrollan en la vesícula biliar, pueden causar dolor en la parte superior del abdomen (sobre todo en el lado derecho) lo suficientemente cerca de la zona del pecho como para sentirse como un dolor torácico. La inflamación de la vesícula biliar también puede provocar dolor en el pecho.
  • Úlceras: Las úlceras pépticas se forman en el estómago y pueden causar ocasionalmente dolores en el pecho que aparecen y desaparecen.
  • Gastritis: La inflamación del revestimiento del estómago puede provocar un dolor ardiente en la parte superior del abdomen. Debido a su ubicación, el malestar puede confundirse con un dolor torácico.
  • Pancreatitis: Una inflamación del páncreas provoca dolor en la parte superior del abdomen, que puede confundirse con un dolor en el pecho.

Además de estas causas, los gases y el estreñimiento pueden provocar pequeños dolores en el pecho.

Causas de dolor torácico en adultos: problemas músculo-esqueléticas o de otro tipo

Una lesión puede parecer un ataque al corazón, al igual que ciertos problemas de salud mental e infecciones.

  • Costocondritis: Una inflamación del cartílago que conecta una costilla con el esternón es otra causa de dolor torácico. De hecho, muchas personas que sufren un ataque de costocondritis creen que están sufriendo un infarto. La tos intensa puede provocar esta afección.
  • Costilla lesionada: Una costilla lesionada o rota puede provocar dolor en el pecho, especialmente al respirar. Además, el dolor de espalda, la mala postura, el dolor de hombros y un nervio pinzado pueden desencadenar dolores de pecho de intensidad variable.
  • Herpes zóster: Esta infección vírica (varicela zoster) puede provocar un dolor torácico agudo. Algunas personas llegan a pensar que están sufriendo un ataque al corazón cuando aparece el herpes zóster.
  • Ataques de pánico: La ansiedad, el estrés y los ataques de pánico también pueden causar dolor en el pecho de naturaleza no cardíaca. Algunos ataques de pánico son tan graves que pueden imitar los síntomas de un ataque al corazón.
  • Medicamentos: Ciertos medicamentos pueden causar dolor en el pecho como efecto secundario, como el sumatriptán para la migraña.

Ciertas prendas de vestir, como los sujetadores deportivos demasiado apretados o con aros, también pueden causar dolor torácico músculo-esquelético.

Causas de dolor torácico en adultos: problemas relacionados con el corazón

Un problema cardíaco suele ser lo primero en lo que se cree cuando se consideran las causas de dolor torácico en adultos, y por una buena razón. El dolor torácico cardíaco es la afección más grave y potencialmente mortal.

  • Angina: La falta de flujo sanguíneo al corazón que provoca dolor en el pecho se denomina angina. Se produce cuando se acumulan placas gruesas en las paredes internas de las arterias, lo que hace que se estrechen y restrinjan el suministro de sangre al corazón. Puede sentirse como una presión u opresión en el pecho.
  • Ataque al corazón: Los síntomas de un ataque al corazón (infarto de miocardio) incluyen dificultad para respirar, dolor o malestar agudo en el pecho, dolor o malestar en el brazo derecho o izquierdo y aturdimiento. Las mujeres también son más propensas a experimentar otros síntomas de infarto, como falta de aire, náuseas, vómitos y dolor de espalda o mandíbula.
  • Pericarditis: El dolor torácico es uno de los síntomas más comunes cuando el pericardio se inflama. El pericardio es una estructura en forma de saco que rodea el corazón para mantenerlo en su sitio y ayudarlo a funcionar.
  • Disección aórtica: Un desgarro en la capa interna de la aorta (el principal vaso sanguíneo del corazón) se denomina disección aórtica. Se trata de una afección potencialmente mortal que requiere atención de urgencia inmediata.
  • Enfermedad arterial coronaria: La EAC es el tipo más frecuente de enfermedad cardíaca. Se produce cuando las arterias se endurecen y estrechan, lo que limita el suministro de sangre al corazón o crea una obstrucción. Esto puede causar angina (dolor en el pecho) o un ataque al corazón.
  • Miocarditis: La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco que dificulta el bombeo del corazón y el mantenimiento de un ritmo regular. Sus síntomas pueden incluir dolor torácico.
Causas de Dolor Torácico en Adultos - Dolor de Pecho

¿Cómo Saber si mi Dolor Torácico es Grave?

Ya conoces las posibles causas de dolor torácico en adultos, pero ¿cómo saber cuándo es grave?

Puede ser difícil saber cuándo hay que acudir a urgencias por un dolor en el pecho. Sin embargo, el Dr. Rigved Tadwalkar, cardiólogo certificado en el Centro de Salud Providence Saint John’s de Santa Mónica (California), afirma que entre los signos que indican que el dolor de pecho puede ser grave y proceder del corazón se encuentran las molestias continuas en el pecho de carácter sordo, tenso o pesado. «En muchas ocasiones, esta molestia puede trasladarse al cuello o a los brazos y asociarse a síntomas como malestar, debilidad, náuseas, sudoración o falta de aire», añade.

Siempre es mejor prevenir que curar. El umbral para acudir a urgencias por un dolor torácico continuo debe ser bajo, especialmente si:

  • Eres mayor de 40 años.
  • Tienes antecedentes familiares de enfermedad cardíaca en un pariente de primer grado de edad masculino menor de 55 años o femenino menor de 65 años.
  • Si tienes antecedentes personales de factores de riesgo como el consumo de tabaco, enfermedades cardíacas establecidas, hipertensión arterial, colesterol alto, diabetes, enfermedades renales, obesidad y/o sedentarismo con actividad física mínima o nula.

También hay otras formas de dolor torácico que no son abiertamente de naturaleza cardíaca, pero que merecen la atención médica de urgencia, como el dolor torácico de tipo desgarrador, el dolor torácico que parece empeorar con la respiración profunda o el dolor torácico relacionado con algún tipo de traumatismo. En última instancia, si no estás seguro de si debes acudir al servicio de urgencias o a un centro de atención urgente por un dolor torácico, los médicos dicen a las personas que lo hagan, ya que no quieren pasar por alto algo que pone en peligro la vida.

Si el dolor torácico no es de la calidad mencionada o no está asociado a muchos de los factores de riesgo anteriores, sigue mereciendo una evaluación, pero quizá no sea urgente. Esto incluye el dolor torácico que es breve, agudo, infrecuente y no molesto. Habitualmente, el dolor torácico que cambia de posición tiene menos probabilidades de estar en relación con el corazón y puede deberse a una causa muscular o esquelética. Si este tipo de dolor posicional no es grave, por lo general puedes esperar a la consulta, donde un médico puede evaluarle y proporcionarte asesoramiento médico profesional.

Si tienes un dolor torácico que es similar a un episodio anterior y reciente, que fue examinado a fondo por un cardiólogo y que se consideró que no estaba relacionado con el corazón, podría ser mejor no ir a urgencias y hablar de forma más informal con tu cardiólogo, sobre todo si el dolor no es persistente. Además, el dolor torácico en el contexto de un verdadero ataque de pánico, que luego se resuelve por completo cuando este cede, no suele ser necesario evaluarlo con urgencia.

Cuando las causas del dolor torácico en adultos no son evidentes, el médico puede realizar una serie de pruebas, como un electrocardiograma, análisis de sangre, una radiografía de tórax o una tomografía computarizada.

Tratamiento del Dolor Torácico

La forma en que el médico proceda a tratar el dolor torácico depende de la causa. Por fortuna, la gran mayoría de los pacientes que acuden al médico por dolor torácico, tienen una causa subyacente benigna, como un origen músculo-esquelético, ansiedad o síntomas de reflujo gastroesofágico. En muchos casos, estas fuentes de malestar pueden tratarse con medidas conservadoras, como reposo, fisioterapia y cambios adecuados en el estilo de vida.

A veces, el médico puede recomendar medicamentos antiinflamatorios para el dolor músculo-esquelético, antiácidos de venta libre para reducir la acidez de estómago o un ansiolítico (medicamento contra la ansiedad), dependiendo de lo que considere más útil. Pero si tienes un dolor torácico de origen verdaderamente cardíaco, incluidas las formas de infarto de miocardio (ataque al corazón), son beneficiosas las terapias médicas específicas como los antiagregantes plaquetarios, como la aspirina, una estatina, los medicamentos betabloqueantes, las terapias con nitratos y ciertos anticoagulantes.

Causas de Dolor Torácico en Adultos - Dolores en el Pecho

Cómo Prevenir el Dolor Torácico de Forma Natural

Una vez conocidas las causas de dolor torácico en adultos y cómo tratarlas, veamos las maneras de prevenir estos dolores. Hay muchos factores que afectan a la salud, algunos de los cuales pueden modificarse con cambios en el estilo de vida.

  • Dejar de fumar. Las personas que fuman tienen un mayor riesgo de sufrir problemas cardíacos. Hasta el 30% de las muertes por enfermedades coronarias se deben al consumo de cigarrillos. El vapeo tiene efectos similares, ya que la probabilidad de sufrir un ataque al corazón aumenta un 42% entre los usuarios de cigarrillos electrónicos frente a los no fumadores. Ver ¿Cómo dejar de fumar?, Guía Completa.
  • Mantenerse hidratado.
  • Evitar los desencadenantes del asma. La opresión en el pecho es un síntoma de asma. Las alergias, los agentes irritantes del aire (como el humo), el ejercicio, las condiciones meteorológicas, el estrés, las infecciones y ciertos medicamentos pueden desencadenar el asma. Evitar los desencadenantes y utilizar medicamentos preventivos antes de la exposición puede ayudar a prevenir los ataques de asma.
  • Cuida tu dieta. Más del 66% de las muertes relacionadas con enfermedades del corazón en todo el mundo están relacionadas con la dieta. Evitar los alimentos que son malos para el corazón, como las grasas saturadas y trans, así como los desencadenantes de la acidez estomacal, puede prevenir el dolor de pecho y los problemas cardíacos. Ver Qué Contiene una Despensa Saludable.
  • Limita el consumo de alcohol. El consumo excesivo de alcohol (más de cuatro bebidas al día o 14 a la semana en el caso de los hombres; más de tres bebidas al día o siete a la semana en el caso de las mujeres) se asocia a un aumento de la hipertensión arterial, la insuficiencia cardíaca, los accidentes cerebrovasculares y la miocardiopatía.
  • Mejora tu sueño. A casi todo el mundo le vendría bien dormir más, pero mejorar la higiene del sueño es fundamental si se experimenta dolor en el pecho, especialmente si está relacionado con una afección cardíaca. Los adultos que duermen menos de 7 horas cada noche son más propensos a tener problemas de salud como un ataque al corazón. La buena noticia es que hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar tu sueño. El primer paso es seguir un horario de sueño regular, que incluya acostarse y despertarse aproximadamente a la misma hora cada día. También hay que evitar las pantallas unas horas antes de acostarse. Practicar una actividad física regular durante el día y evitar las comidas pesadas y el alcohol a pocas horas de acostarse también puede mejorar el sueño.

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un auxiliar especializado en el mundo de la farmacia, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo farmacéutico, estudiar un curso o Máster especializado es lo más acertado. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

¿Dónde Estudiar un Curso de Auxiliar de Farmacia Online?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver Formaciones Especializadas en Gestión Sanitaria
No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Causas de Dolor Torácico en Adultos», te animamos a estudiar auxiliar de farmacia online! ¡Dale al Like y comparte, los reclutadores contrastarán que sigues y compartes contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Educación saludable » Causas de Dolor Torácico en Adultos y Cómo Tratarlas